La felicidad es, seguramente, el bien m√°s preciado. Arist√≥teles dec√≠a que es el bien supremo. Encontramos la palabra felicidad en las librer√≠as, en los anuncios de refrescos y vacaciones, en las escuelas, en talleres y seminarios, y m√°s recientemente en las organizaciones. Queremos ser felices, y en la medida de lo posible, hacer felices a otros. No obstante, no hay un consenso claro sobre lo que es la felicidad. ¬ŅQu√© es realmente la felicidad?

¬ŅQu√© voy a leer en este art√≠culo?

 

Qu√© relaci√≥n hay entre ‚ÄėHuman Flourishing‚Äô y la felicidad

Para Arist√≥teles la felicidad no es el placer. Con todo el respeto, no es la ducha caliente en invierno, ni el aroma de caf√© por la ma√Īana (ambos irrepetibles y necesarios), pero no son felicidad.

Tampoco es el honor, y el reconocimiento. Ser CEO, Founder of XYZ, Catedrática o instagramer… Tampoco lo es la fortuna. Ni menos el satisfacer apetitos.

Para el pensador griego, la felicidad es una acci√≥n. Una acci√≥n del √°nima, de acuerdo con la raz√≥n, con el fin de conseguir lo mejor que hay en nosotros. Es ser lo mejor que puedes llegar a ser. Es desplegarse. Desplegarse con todo el potencial. Completarse. En otras palabras, florecer. Este es su sentido: florecer. En los √ļltimos a√Īos, el concepto Human Flourishing (florecimiento humano) se ha expandido para ir m√°s all√° de la felicidad o la satisfacci√≥n con la vida, que pueden ser confundidos con bienestar o placer.

neon happy letra luz

‚ÄúLa felicidad es una acci√≥n que nos lleva a conseguir lo mejor que hay en nosotros‚ÄĚ

 

La felicidad seg√ļn VanderWeele

El profesor Tyler J. VanderWeele, Director del Programa de Florecimiento Humano y Co- Director de la Iniciativa sobre Salud, Religi√≥n y Espiritualidad de la Universidad de Harvard, se pregunt√≥ que hay m√°s all√° del bienestar y la satisfacci√≥n. ¬ŅQu√© explica el florecimiento? Su art√≠culo publicado acerca de esta cuesti√≥n repasa qu√© conceptos clave deber√≠an incorporarse en la noci√≥n de Human Flourishing, y adem√°s propone una escala de 0 a 10 para facilitar su operacionalizaci√≥n ¬†(VanderWeele, 2017):

* La felicidad y la satisfacci√≥n con la vida. Esta dimensi√≥n mide el nivel de satisfacci√≥n y felicidad percibida por el propio participante, usando preguntas como: ¬Ņc√≥mo de satisfecho est√° con su vida en estos d√≠as?

* La salud, f√≠sica y mental. Esta dimensi√≥n examina el grado percibido de salud f√≠sica y mental, a partir de cuestiones como: En general, ¬Ņc√≥mo calificar√≠a usted su salud mental?

* El sentido y el prop√≥sito en la vida. Esta tercera dimensi√≥n analiza si los participantes perciben que su vida y sus acciones tienen un sentido. Un ejemplo de pregunta en esta dimensi√≥n es: En general, ¬Ņen qu√© medida siente que las cosas que hace en su vida valen la pena?

* El car√°cter y la virtud. Esta dimensi√≥n examina aspectos relativos al car√°cter como la fortaleza o el autocontrol, a partir de variables como: ‚ÄúSiempre soy capaz de renunciar a algo de felicidad ahora por una mayor felicidad m√°s tarde‚ÄĚ.

* Las relaciones sociales . Esta quinta dimensi√≥n mide el nivel de calidad relacional, usando variables como ‚ÄúEstoy contento/a con mis amistades y relaciones‚ÄĚ

* Una m√≠nima estabilidad financiera y material. Finalmente, la √ļltima dimensi√≥n asume que es necesario un m√≠nimo de estabilidad financiera para florecer. Para entender su peso, usa preguntas como ‚Äú¬Ņcon qu√© frecuencia se preocupa usted por poder cumplir con los gastos de subsistencia mensuales normales?‚ÄĚ

Tyler J. VanderWeele y su equipo est√° inmerso en el ‚ÄúGlobal Fourishing Study‚ÄĚ, un estudio que va a involucrar a 240.000 personas de 22 pa√≠ses. Las conclusiones a las que lleguen ser√°n muy interesantes para reflexionar sobre el concepto desde el punto de vista profesional y personal.

La felicidad seg√ļn Carol Ryff

Carol Ryff, a√Īos antes, trabaj√≥ en una propuesta en la misma l√≠nea, bas√°ndose en los grandes cl√°sicos de mitades del siglo pasado, resultando tambi√©n en un modelo con seis dimensiones que ser√≠an los ingredientes para una vida floreciente (Ryff, 1989). Estos son:

  • Tener un prop√≥sito en la vida y sentido de direcci√≥n (prop√≥sito)
  • Actitud positiva de uno mismo, aceptando las cualidades de uno mismo, as√≠ como su pasado (autoaceptaci√≥n)
  • Tener la sensaci√≥n de desarrollo continuado (crecimiento personal)
  • Tener la habilidad de resistir presiones sociales y actuar (autonom√≠a),
  • Gozar de relaciones de calidad, con afecto y que generen confianza (relaciones positivas).
  • Sentido de dominio y competencia en gestionar el entorno en el que uno viva, trabaja, act√ļa (gesti√≥n del entorno).

Claves para alcanzar el Human Flourishing

Entre los dos modelos de Human Flourishing, observamos interesantes similitudes. Por ejemplo, la necesidad de disponer de relaciones de alta calidad, como ya examinamos en otro artículo. También la de tener un propósito, y ser resiliente. Ambos autores también nos invitan a pensar sobre el rol que el trabajo y la familia tiene en nuestro florecimiento. Son palabras mayores.

En ambos casos, las evidencias indican que una involucraci√≥n aut√©ntica en ambos roles est√° ligada a un mayor Human Flourishing. Tambi√©n el hecho de gozar del apoyo de los compa√Īeros, y de las parejas y otros familiares.

la silueta de una ni√Īa es una flor planta sombra reglejo luz

En contra, la inseguridad en el trabajo, las largas jornadas, el estrés, o la falta de autonomía son grandes enemigas del Human Flourishing.

 

‚ÄúLa inseguridad en el trabajo, las largas jornadas, el estr√©s, o la falta de autonom√≠a son grandes enemigas del Human Flourishing‚ÄĚ

 

Por lo tanto, ante este escenario, donde observamos que el florecimiento humano, no es algo √ļnicamente personal, sino tambi√©n ambiental, es decir el entorno inmediato puede ser un facilitador o una piedra en el camino, ¬Ņqu√© pueden hacer las organizaciones para fomentar o facilitar el Human Flourishing de sus empleados?

Belinda Carreira, miembro del Grupo Asesor de Salud y Bienestar del Instituto Sudafricano de Contadores P√ļblicos y cofundadora de #SustainableSA, en un interesante art√≠culo sobre qu√© pueden hacer las organizaciones ante este nuevo reto, nos sugiere tres importantes pasos:

* Mitigar el miedo a la idea de que la inteligencia artificial (IA) nos hace a los humanos más redundantes. A veces dejamos, seguramente de forma inconsciente, que algunos mensajes circulen con más facilidad que otros. Uno es el futuro de la IA y los empleos. Las organizaciones, como actores sociales clave en la sociedad del s. XXI, contribuirían al florecimiento de sus empleados reforzando el mensaje de que las personas seguirán siendo siempre el activo principal de ellas mismas y la IA un buen complemento, y no a la inversa. Ofrecer seguridad al empleado y reducir sus incertidumbres es un paso para el Human Flourishing.

* Reflexionar y articular todos aquellos beneficios que puedan contribuir al florecimiento personal, y que no necesariamente deben tener un coste, o al menos un coste desorbitado. Podrían ser el apoyo en planificar trayectorias profesionales, ofrecer espacios de silencios, formación mindfulness, ayuda en la gestión del tiempo, formación sobre el cuidado del cuerpo, la mente, así como nuevas avenidas y espacios para la creatividad individual y colectiva.

* Reducir el estrés y la carga excesiva del trabajo. Tal y como mostraron tanto los modelos de Ryff como VanderWeele, el estrés laboral, las largas jornadas laborales y la carga de trabajo en general son unas grandes enemigas del florecimiento humano. En cierta manera, lo ahogan. El estrés provoca enfermedades.. En Japón incluso existe un vocablo para definir la muerte por exceso de trabajo, Las organizaciones pueden hacer un esfuerzo para repensar la carga laboral y el estrés generado de cada persona que la componen. También ofrecer contratos dignos, y espacios en los que fomentar relaciones de calidad.

Las organizaciones no tienen la soluci√≥n, ni la responsabilidad √ļltima, pero como actores sociales clave, pueden ser unos buenos facilitadores del Human Flourishing. Son peque√Īos pasos de calidad para una sociedad m√°s floreciente.

 

Referencias

Ryff, C. D. (1989). Happiness is everything, or is it? Explorations on the meaning of psychological well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 57(6), 1069‚Äď1081. Retrieved from https://psycnet.apa.org/buy/1990-12288-001

VanderWeele, T. J. (2017). On the promotion of human flourishing. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 114(31), 8148‚Äď8156. https://doi.org/10.1073/pnas.1702996114