Debemos tomarnos tan en serio las vacaciones como el trabajo, y no es una recomendación baladí, que darles a las vacaciones la importancia que tienen no es tan fácil como parece Y es que todo parece indicar que cada vez hay más personas que trabajan durante los fines de semana y las vacaciones.

Hay distintos factores que explican por qué trabajamos cuando en principio estamos exentos de ello. Entre otros, estos factores son el crecimiento de la cultura  de la  responsabilidad, la noción del trabajador ideal imperante o la exigeica del servicio 24/7 a clientes, proveedores y clientes. Pero,sin duda, un elemento que tiene un peso determinante en la ecuación es la tecnología.

Nuestros smartphones, port√°tiles y tablets nos permiten acceder a nuestra oficina, a nuestro trabajo[1], con mucha m√°s facilidad y agilidad que en d√©cadas anteriores, aportando muchos beneficios como la agilidad o la disminuci√≥n del tiempo de transporte, pero tambi√©n a√Īadiendo alg√ļn que otro inconveniente. Entre estos inconvenientes se encuentra la permeabilidad entre nuestros roles.

Las fronteras entre vida personal y profesional se vuelven m√°s finas, se difuminan. Podemos trabajar delante de nuestro hijo de 5 a√Īos, o dejar de prestarle atenci√≥n a nuestra pareja por un correo recibido en el smartphone, de la misma manera que podemos perder el hilo de lo que est√°bamos haciendo en la oficina por un whatsapp familiar sin m√°s importancia.

Esta nueva complejidad, explicada por la permeabilidad de nuestros roles, se puede hacer a√ļn m√°s evidente en el per√≠odo vacacional, donde en la mayor√≠a de los casos seguimos recibiendo, leyendo, contestando correos electr√≥nicos, y, en definitiva, trabajando.

 

Las vacaciones como tiempo imprescindible de ‚Äúvaciamiento‚ÄĚ

El descanso es necesario, el diario y el anual. Hay evidencias a lo largo de los siglos. Hasta la propia tierra de cultivo necesita descansar para recuperarse y almacenar materia org√°nica, pr√°ctica conocida como barbecho. Las vacaciones, descanso anual, tienen su origen en la palabra latina ‚Äúvacans‚ÄĚ, participio del verbo vacare: estar libre, desocupado. Comparte sus ra√≠ces con las palabras vacantes, vac√≠o, vaciamiento.

Por lo tanto, vacaciones (vacation en ingl√©s, vacance en franc√©s) es la suspensi√≥n de actividades normales, vaciarse de tales actividades, para dejar atr√°s tensiones y ansiedades, y recuperarse. B√°sicamente es un proceso de vaciamiento, de desocupaci√≥n, para conseguir una recuperaci√≥n o regeneraci√≥n. En cierta manera, es equivalente al sue√Īo diario.¬†Los Estados en el √ļltimo siglo han trabajado para ofrecer legislaciones que faciliten las vacaciones, los per√≠odos de recuperaci√≥n, aunque de manera desigual.

En Espa√Īa se goza de m√≠nimo 30 d√≠as naturales o 22 laborables, en Hong Kong de siete, y en Estados Unidos sin d√≠as por ley. Las organizaciones tambi√©n han dado, o lo est√°n haciendo cada vez m√°s, pasos importantes para favorecer un buen descanso anual a sus colaboradores. Hay empresas que ofrecen m√°s d√≠as de los fijados por ley, otras empiezan a ofrecer una pol√≠tica de vacaciones sin l√≠mite, y otras se esfuerzan para que las parejas coincidan en su tiempo de reposo.

 

Vacaciones que generan recursos, las más óptimas para la empresa y para el profesional

A diferencia también de lo que podemos pensar, los estudios que relacionan vacaciones con productividad son escasos. Todos somos conscientes de que necesitamos días de reposo, ya sea negativo o positivo para la productividad de nuestras organizaciones.

Sin embargo, hay una pregunta m√°s concreta, y donde las organizaciones tienen un cierto margen de maniobra, que es ¬Ņc√≥mo las distintas experiencias vacacionales afectan a nuestros procesos de recuperaci√≥n, y consecuentemente a nuestro bienestar? No todas las vacaciones o experiencias vacacionales afectan a nuestro proceso de recuperaci√≥n de la misma manera, y el siguiente estudio de Fritz y Sonnentag as√≠ lo demuestra (Fritz & Sonnentag, 2006).

Para su investigaci√≥n, Fritz y Sonnentag realizaron un estudio longitudinal a 221 trabajadores alemanes, facilitando distintos cuestionarios antes, durante y despu√©s de las vacaciones. Los autores, bas√°ndose en la teor√≠a de conservaci√≥n de recursos de Hobfoll (1989), distinguieron entre dos tipos de experiencias vacacionales, las que consumen recursos, y las que generan recursos, siendo solo esta √ļltima en la que la persona se siente recuperada. Estudios previos indican que en el periodo de vacaciones las quejas leves de salud recurrente durante el a√Īo como dolores de cabeza o problemas de insomnio se desvanecen. Pero vamos a explicar en qu√© consisten estos dos tipos de vacaciones:

– Entre las experiencias vacacionales que consumen recursos, se encuentran aquellas en las que:

1) se sigue pensando en negativo sobre el trabajo (reflexiones negativas) como podría ser pensar en todo aquello que no nos gusta, lo que ha salido mal, lo que queda por resolver.

2) suceden ‚Äúmolestias no laborales‚ÄĚ, como discusiones con la pareja, hijos, o accidentes o contratiempos que consumen recursos.

En ambos casos, el periodo vacacional no cumple su objetivo, ya que absorbe recursos, y no permite su regeneración. Las organizaciones, como veremos, poco pueden hacer en el segundo caso, pero sí en el primero.

– En el caso de experiencias vacacionales que generan recursos, los autores identifican:

1) una reflexi√≥n positiva sobre el trabajo, como podr√≠a ser la sensaci√≥n positiva al pensar sobre el trabajo realizado durante el a√Īo, o sobre los objetivos conseguidos, as√≠ como la ilusi√≥n de reflexionar sobre los nuevos proyectos que nos esperan.

2) También se identifican como experiencias vacacionales que generan recursos aquellas donde hay momentos de relajación, es decir tiempo para uno mismo, para descansar, leer, pasear tranquilamente.

3) As√≠ como las experiencias de maestr√≠a o dominio, que son las relativas a aquellas experiencias nuevas aprendidas durante las vacaciones, como el manejo o realizaci√≥n de un nuevo deporte, la iniciaci√≥n a una nueva lengua, o la expedici√≥n a una monta√Īa con √©xito. Estas tres experiencias descritas generan recursos, y los investigadores concluyen que, al generar recursos, aumenta nuestro bienestar.

 

Qué pueden hacer las empresas para favorecer vacaciones reparadoras

Por lo tanto, delante de los resultados de Fritz y Sonnentag, ¬ŅQu√© pueden hacer las organizaciones antes, durante y despu√©s de las vacaciones de sus empleados?

  • Comprender que no todas las vacaciones son lo mismo.Lo que sucede durante el periodo vacacional importa porque tiene implicaciones en la vuelta, y las organizaciones tienen un cierto margen de maniobra.
  • Antes de las vacaciones: Con el fin de facilitar unas buenas vacaciones, y siendo conocedores de los resultados de Fritz y Sonnentag, es importante poner en valor todo el trabajo realizado durante el a√Īo. Puede haber un momento de reflexi√≥n colectivo, o en peque√Īos equipos. Tambi√©n se puede aprovechar para agradecer el trabajo realizado antes del periodo laboral, as√≠ como para inyectar ilusi√≥n en los futuros proyectos. En definitiva, dejar buen sabor de boca.
  • Durante las vacaciones: Las organizaciones deber ser facilitadoras de las buenas vacaciones de sus empleados. Es decir, las compa√Ī√≠as o los managers responsables de los equipos tambi√©n se lo tienen que tomar en serio. Esto quiere decir, no interrumpir, invitando de forma expl√≠cita a no leer correos ni contestarlos, menos a√ļn generarlos, para que haya momentos de relajaci√≥n y, consecuentemente, de recuperaci√≥n.
  • Despu√©s de vacaciones: Tan importante es cerrar bien el per√≠odo laboral, como iniciarlo. Los autores advierten que una carga excesiva de trabajo durante la primera semana hace desvanecer o eliminar aquella buena energ√≠a conseguida durante las vacaciones. Es importante, por lo tanto, gestionar bien la vuela, y prolongar y evitar el desvanecimiento (fade-out vacation) de los efectos positivos de las vacaciones.

¬°Entre todos, si tomamos conciencia de lo importante que es este periodo de tiempo para las personas, podemos aprender a procurar a los compa√Īeros y a nosotros mismos unas vacaciones sanas, reparadoras y beneficiosas para el trabajo y la vida personal.

 

 

Bibliografía

Fritz, C., & Sonnentag, S. (2006). Recovery, Well-Being, and Performance-Related Outcomes: The Role of Workload and Vacation Experiences General Effects of Vacation on Well-Being and Performance-Related Outcomes. Journal of Applied Psychology, 4, 936‚Äď945.

Hobfoll, S. E. (1989). Conservation of resources: A new attempt at conceptualizing stress. American Psychologist, 513‚Äď524.