De sobra son por todos conocidos los beneficios que conlleva realizar algún tipo de deporte en nuestro día a día. Nos ayuda a mantenernos en forma, prevenir enfermedades e incluso favorece a nuestro estado anímico. Sin embargo, la lista de puntos positivos se extiende mucho más. Sobre todo, si incluimos los que aporta en la vida profesional.

 

Beneficios empresariales de apoyar la conciliación del trabajo, la familia y el deporte

Según un estudio del College of Health and Human Development (Universidad del Desarrollo Humano y de la Salud), las personas que realizan de forma habitual algún tipo de deporte desarrollan la capacidad para actuar de manera más entusiasta y afrontan de una forma más positiva su rutina. Y es que hacer ejercicio ayuda a mejorar las habilidades físicas, mentales e incluso afectivas. Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona  destaca los siguientes beneficios:

  • Mejora del estado de salud y de la calidad de vida de los trabajadores.
  • Reducción del ausentismo laboral.
  • Mejoras en la capacidad de decisión.
  • Mejoras en el rendimiento y en la productividad.
  • Mejoras en las relaciones entre compañeros.
  • Aumento de la satisfacción de los trabajadores.

En resumen, una empresa que apoye la conciliación del trabajo, la familia y el deporte contará con trabajadores perseverantes, motivados, menos estresados, con mejor salud y excelentes trabajando en equipo. Todas ellas son cualidades más que valiosas para las empresas y los reclutadores de talento humano.

 

¿Cómo hacemos efectiva la conciliación del trabajo, la familia y el deporte?

Sin embargo, aquí viene la pregunta del millón: ¿de dónde podemos sacar tiempo para hacer deporte si ya nos cuesta hacer malabares con las horas que dedicamos a nuestras obligaciones profesionales y personales?

Hay compañías que ya están ofreciendo soluciones para poder encajar este difícil rompecabezas. Las empresas suecas han comenzado a incluir en sus contratos laborales una cláusula deportiva para obligar a los trabajadores a realizar ejercicio físico regularmente. Así lo ha hecho, por ejemplo, la compañía pública de distribución de agua Kalmar Vatten o la marca de ropa Björn Borg cuyos trabajadores tienen todos los viernes una hora obligatoria de entrenamiento (yoga u otros deportes).

La relación de la empresa con el deporte y la salud de sus empleados puede subir de nivel si se cuenta con un club deportivo profesionalizado. Fomentar la creación de este tipo de organizaciones aumenta la motivación y el compromiso de la plantilla no solo con la empresa, sino con sus compañeros de equipo y de trabajo. Además, se trata de una herramienta inmejorable para mantener una vida saludable, fortalecer el compañerismo, el respeto entre los rivales, la solidaridad, el espíritu de superación personal y el juego limpio.

 

Ciudadanos sanos, ciudades sanas

Hay empresas que van un paso más allá y que entienden que una vida sana no puede entenderse sin un entorno saludable. Esto es lo que promueve la iniciativa ‘Healthy cities’ de Sanitas que, busca animar a empresas y organizaciones a fomentar una nueva movilidad y hábitos más saludables entre los empleados para, a su vez, construir ciudades más sostenibles.

El objetivo es que todos sus participantes alcancen los 10.000 pasos diarios durante los 9 meses que dura la prueba. Es un proyecto que busca luchar contra el sedentarismo y convertir nuestros pasos en un apoyo a la construcción de ciudades más saludables y sostenibles. La edición de este año ha dejado a ACCIONA como la compañía con más participantes. Más de 660 empleados en 6 países diferentes han formado parte del #ACCIONATeam y juntos han sumado 258.496.961 pasos, equivalente a 4 vueltas a la Tierra.

La prevención y la promoción de hábitos saludables son un eje fundamental para garantizar el crecimiento económico, el bienestar social y la calidad de vida de la sociedad. Promover el deporte en el entorno laboral contribuye a mejorar el bienestar físico, mental y emocional de los empleados.

Fuentes: Sanitas, Universidad Autónoma de Barcelona