El 65% de los empleados está buscando un nuevo trabajo, según una encuesta realizada por PwC. Y una de las razones que les lleva a plantearse el cambio son los beneficios de la flexibilidad laboral. Disfrutar de más autonomía, disponer de facilidades para la conciliación laboral y familiar, que empiezan a ser razones de peso a la hora de pensar dónde queremos desarrollar nuestra carrera profesional.

Sin embargo, este modelo entraña muchos puntos positivos también para las empresas. En este artículo profundizaremos sobre estas ventajas y otros asuntos relacionados con la flexibilidad laboral.

Vamos a hablar sobre:

¿Qué conlleva la flexibilidad laboral?

El trabajo flexible o flexibilidad laboral se refiere a la pérdida de rigidez del modelo laboral tradicional que da lugar a que los empleados puedan tomar decisiones sobre dónde y cuándo trabajar teniendo en cuenta sus necesidades personales. No podemos dar una definición más exacta porque, realmente, existen diferentes modelos en función de la situación de cada trabajador.

 

«El trabajo flexible se refiere a la pérdida de rigidez del modelo laboral tradicional que da lugar a que los empleados puedan tomar decisiones sobre dónde y cuándo trabajar»

 

La flexibilidad para alguien que tiene que ocuparse de su madre anciana puede significar poder salir del trabajo temprano para llevarla a una cita con el médico. Para un padre, puede significar entrar más tarde para poder acompañar a sus hijos al colegio. Para otros, podría ser simplemente tener un par de horas libres al medio día para poder comer e ir al gimnasio.

Por tanto, la flexibilidad laboral ha de ser abierta, adaptable y debe tener en cuenta las preferencias de cada miembro del equipo. Siempre y cuando, por supuesto, garantice que el trabajo continúa realizándose de manera eficiente. No implica ni trabajar menos horas ni dejar de cumplir con los plazos previamente acordados por la empresa.

Diferentes modelos de flexibilidad

La tecnología ha permitido que nos desencadenemos del lugar de trabajo, lo que ha dado lugar a diferentes modelos de flexibilidad:

  • Flexibilidad en el espacio de trabajo: es el modelo conocido como sitios calientes. No existe un lugar permanente asignado a cada empleado, sino que el trabajador puede decidir el espacio de la oficina desde el que desempeñar sus funciones cada día.
  • Flexibilidad de entrada y de salida: básicamente consiste en que las empresas ofrecen una horquilla de horas para que los trabajadores elijan los horarios de entrada y de salida de su jornada laboral. De esta manera pueden organizarse como mejor les convenga.
  • Jornadas de 4 días: se trata de una nueva tendencia que está teniendo lugar en países como Japón y Noruega y que apuesta por concentrar la semana laboral en 4 días en lugar de en 5. Se trabajan prácticamente las mismas horas, pero en menos días. Podríamos decir que es un modelo aún en fase de prueba, pero se están obteniendo resultados muy interesantes en cuanto a productividad, compromiso y reducción de estrés.
  • 20% desde casa: de la mano de las nuevas tecnologías, los trabajadores pueden cubrir una parte de su horario desde casa sin causar ningún trastorno a la empresa. Google o Salesforce son solo algunas de las empresas que se han sumado a este modelo de trabajo híbrido.

Lamentablemente, estos modelos no son para todos. Hay trabajos que por su propia naturaleza no pueden realizarse desde casa o que impiden que el empleado adapte su horario a sus necesidades. Hablamos, por ejemplo, del personal sanitario o las personas que prestan servicios de cara al público, como los dependientes.

En algunos casos, pueden contar con horarios a turnos, un modelo rotativo en el que un trabajador sustituye a otro dentro del margen de 24 horas, mediante turnos semanales o mensuales, en jornadas de 8 horas.

Trabajar de mañanas, tardes o noches supone perder los beneficios de contar con una rutina estructurada, pero también aporta flexibilidad al trabajador. Ofrece tener mañanas libres para hacer gestiones o tiempo por las tardes para ocuparse de los niños después del colegio.

¿Qué beneficios tiene la flexibilidad laboral para el empleado?

Los empleados consideran la flexibilidad como una ventaja que les permite gestionar su vida laboral y su vida privada.

  • Mayor autonomía: el trabajador decide desde dónde y cuándo trabajar, dentro del modelo que establece la empresa.
  • Conciliación: uno de los principales beneficios de la flexibilidad laboral es que facilita una mejor compaginación de la vida personal y laboral.
  • Mejora la producción: no tener un horario fijo de trabajo hace que el rendimiento esté basado mucho más en resultados y objetivos.

 

“Los empleados consideran la flexibilidad como una ventaja que les permite gestionar sus responsabilidades laborales y personales”

 

  • Alimenta la creatividad: pensar “fuera de la caja”, en este caso, significa literalmente pensar fuera del cubículo que te asignan en la oficina. Cambiar de ambiente y decidir cómo y cuándo trabajamos son ingredientes que estimulan la creación de nuevas ideas.
  • Menor estrés: gestionar nuestro tiempo de acuerdo a nuestras necesidades hace que nos sintamos menos encorsetados dentro de unas limitaciones que, en ocasiones, pueden ser causa de estrés. Además, una mayor flexibilidad laboral cambiaría la forma en la que funcionan las ciudades, con una disminución de los atascos que también conlleva una disminución del estrés de los empleados.

¿Qué beneficios tiene la flexibilidad laboral para la empresa?

Contar con empleados felices y satisfechos con la empresa son, en sí mismas, ventajas para la propia compañía. Sin embargo, el modelo de flexibilidad laboral aporta otros beneficios específicos a las organizaciones, más allá de la reducción de costes:

  • Mejora la retención de talento: permitir que sus empleados trabajen con horarios flexibles disminuye la rotación, al igual que el coste de reclutar y formar a nuevos empleados.
  • Se eliminan las fronteras para el talento: la flexibilidad laboral ofrece la posibilidad de buscar recursos humanos allá donde estén los mejores, sin importar que el nuevo miembro de tu equipo trabaje a cientos de kilómetros de distancia.
  • Aumenta la diversidad: no solo permite contar con empleados que sean de distintos lugares, sino que abre el abanico a mantener en la plantilla a empleados con situaciones personales e intereses muy diversos.

Favorece que, por ejemplo, las mujeres no dejen su carrera profesional a un lado cuando son madres. Lo que es, sin lugar a duda, un primer paso a la hora de terminar con la brecha de género en los altos cargos de las empresas. Además, según un estudio de 2019 las empresas con una plantilla diversa tienen mejores resultados.

Los beneficios de la flexibilidad laboral afectan tanto al empleado como a la empresa. Y aunque a veces da vértigo apostar por cambios de esta envergadura, abandonar el rígido ambiente laboral tradicional es un primer paso para seguir teniendo éxito en el futuro.

Fuentes:

https://www.flexjobs.com/employer-blog/the-benefits-of-allowing-employees-a-flexible-schedule/