Los meses más duros de la pandemia y de confinamiento enseñaron a muchas empresas una valiosa lección: el rendimiento de sus empleados, a pesar de las dificultades añadidas de un encierro en familia y con la incertidumbre y preocupación como contexto social, continuaba siendo excelente incluso trabajando desde casa. Al menos fue así como tónica general y algunos estudios aseguran que la productividad no salió malparada.

Esta experiencia obligada de teletrabajo que nos trajo el coronavirus abrió una puerta hacia un nuevo sistema de trabajo: el modelo híbrido. Un modelo por el que están apostando muchas organizaciones ahora que sus plantillas vuelven a encontrarse en la oficina.

¿Qué voy a encontrar en este artículo?

 

Del teletrabajo a la vuelta la oficina

Toca volver a la oficina, a la presencialidad, a encontrarnos con nuestros compañeros de la mesa de al lado o de otros departamentos durante la pausa del café. Vuelve la vida a los espacios de trabajo. Sin embargo, no vuelve como siempre. Las cosas han cambiado tanto para la empresa como para los empleados.

Tras meses de teletrabajo, ahora muchas organizaciones apuestan por un modelo híbrido de trabajo. Esta propuesta de trabajo flexible permite que el empleado desarrolle parte de su actividad laboral en un centro de trabajo distinto a la oficina de la empresa. De esta manera, puede elegir trabajar desde su casa algunos días y poder así, por ejemplo, conciliar la vida laboral y familiar más fácilmente.

“El modelo híbrido de trabajo permite que el empleado desarrolle parte de su actividad laboral en un centro de trabajo distinto a la oficina de la empresa”

El trabajo flexible no implica que el 100 % de la jornada tenga que realizarse fuera de la oficina. De hecho, un modelo que combina el teletrabajo y la presencialidad también es el favorito de los empleados.

Una investigación reciente de Microsoft entre 30.000 empleados en todo el mundo reveló que el 70 % de los trabajadores quieren que continúen las opciones de trabajo remoto flexible y que el 66 % de las empresas están considerando rediseñar los espacios físicos para acomodar mejor el trabajo híbrido.

Las plantillas que funcionan bajo este sistema reparten los días que acuden a oficina y los días que trabajan desde casa. Un modelo de trabajo rotatorio que, además, está impulsando la transformación de las oficinas.

Modelo híbrido teletrabajo

“El 70 % de los trabajadores quieren que continúen las opciones de trabajo remoto flexible”

 

Muchas compañías han pensado que no es necesario que cada empleado tenga su propio escritorio y han adoptado el hot desking o sitios calientes. Si quieres saber más sobre este modelo, te dejamos este artículo.

 

Beneficios del modelo híbrido de trabajo: cuando toca teletrabajar

El teletrabajo en casa o desde cualquier lugar tiene ventajas para el empleado que favorecen tanto a su vida personal como profesional:

  • Mayor productividad: en ocasiones, hay jornadas laborales llenas de tareas que necesitan un 200 % de nuestra concentración. Trabajar desde casa, donde podemos preparar un espacio libre de distracciones donde poder estar, puede ser la solución para llevar a cabo ese tipo de tareas.
  • Work life balance: poder compaginar la vida laboral y personal es uno de los grandes retos del siglo XXI. Y el teletrabajo es una de las herramientas que más facilita que ambas sean compatibles. Imagínate, por ejemplo, que tu hijo ha cogido la gripe y ese día no irá al colegio. Puedes quedarte trabajando desde casa y cuidarle al mismo tiempo. Así, si necesita algo, te tendrá cerca. Algo que le beneficia a él, pero también a ti. Al estar con tu hijo en casa, estarás más centrado trabajando sabiendo que está bien que si estuvieses en la oficina preocupado por su salud. Sin embargo, más allá de la vida familiar, también permite compatibilizar mejor nuestros intereses personales con nuestra vida profesional. ¿Quieres trabajar desde la cafetería que está al lado de tu gimnasio para aprovechar la pausa de la comida para hacer deporte? Esta es otra de las facilidades que permite trabajar en remoto.
  • Optimización del tiempo: ¿Tienes que acudir al banco a hacer algún tipo de gestión? ¿Vienen a casa a arreglarte un electrodoméstico? Algo que ocurre en grandes urbes o cuando trabajamos en la ciudad de al lado es que la oficina suele estar bastante lejos. En lugar de perder horas yendo y volviendo de la oficina, puedes quedarte trabajando desde casa y ocuparte de todo desde tu hogar.
  • Ahorro de costes: y a menor desplazamientos hasta la empresa, menos tenemos que invertir en transporte o gasolina. Lo mismo ocurre con las comidas o el café. Si trabajamos desde casa, con gastos que terminamos ahorrando.

El tiempo de la pandemia también nos ha enseñado que el trabajo en la oficina tiene cosas insustituibles.

 

Beneficios del modelo híbrido de trabajo: cuando toca ir a la oficina

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. El teletrabajo puede afectar a la relación con los compañeros y a la capacidad de trabajar en equipo. Además, también priva a los empleados de situaciones que pueden favorecer su desarrollo profesional e incluso personal. El tiempo de la pandemia también nos ha enseñado que el trabajo en la oficina tiene cosas insustituibles:

  • Agiliza la comunicación: poder preguntarle al compañero que tienes enfrente sobre algún tema que tenéis pendiente o poder plantear algunas dudas a tu jefa mientras tomáis un café hace que ciertos temas se resuelvan antes y de forma más sencilla que tratándolos mediante una videollamada o mensajes.
  • La comunicación escrita requiere más trabajo que la comunicación verbal y espontánea. Además, con el cara a cara muchas veces evitamos malentendidos, ya que entra en juego la expresividad que nos quitan los chats. E incluso nos ahorramos situaciones de lo más embarazosas como lo que le ocurrió a este abogado estadounidense que se presentó ante un juez con un filtro de gato.
  • Facilita el aprendizaje: con una colaboración más estrecha, se trazan sinergias entre trabajadores, que pueden ayudarse más fácilmente. Por otro lado, también permite conocer a compañeros de otros departamentos en los espacios compartidos de la oficina y descubrir otros ámbitos de la empresa. Una forma de abrir puertas a otros conocimientos que pueden dar lugar a nuevas ideas.
  • Beneficia la salud emocional: un excesivo aislamiento puede provocar ansiedad o, por el contrario, apatía.
  • Fomenta la cultura empresarial: el contacto diario hace que los trabajadores sientan que son parte de un equipo. Además, también facilita la integración de nuevos miembros. La inclusión en el espacio físico de trabajo facilita la integración de los trabajadores que se incorporan: sin charlar con nadie informalmente o tomar un café es difícil que el empleado aprenda las dinámicas y los roles del equipo.

Como ves, hay argumentos a favor del trabajo remoto y del trabajo en la oficina. La pandemia nos ha hecho reflexionar sobre un nuevo modelo de oficina en la que el formato híbrido está demostrando que potenciar lo mejor de la presencialidad y lo mejor del teletrabajo puede ser el camino a seguir.

 

Fuentes: