La generación Y (o millennials) utiliza la tecnología como herramienta fundamental para equilibrar la balanza de vida-trabajo. Además, la mayoría de sus miembros coinciden en que contar con tiempo libre para dedicar a uno mismo es un elemento indispensable en materia de conciliación.

Una nueva forma de concebir el modo de vida y de trabajo. Así es como podemos resumir la huella que los millennials están dejando en sus respectivas empresas y puestos de empleo. Aunque no hay una fecha exacta para enmarcar a la también conocida como generación Y, se puede decir que son aquellas personas nacidas entre principios de los años 80 y mediados de los 90, y que están cambiando el modo de trabajo con la ayuda de la tecnología. Se caracterizan por buscar una mayor flexibilidad laboral que les permita gestionar su tiempo y vida personal y, según reflejan diferentes estudios, en el año 2025 representarán el 75% de la fuerza laboral a nivel mundial.

Millenials y generaciones anteriores

La entrada de los millennials en el mercado laboral y sus nuevas formas de hacer en muchos casos han chocado con las generaciones anteriores, los baby boomers y la generación X, que en ocasiones los han acusado de apáticos y de trabajar menos horas. Estas críticas vienen dadas por dos modelos opuestos de trabajo que se confrontan. Mientras los baby boomers y la generación X están habituados a ir cada día a su oficina o lugar de trabajo habitual, con un mismo horario y con la intención de permanecer prácticamente de por vida en la misma empresa; los millennials apuestan por trabajar desde cualquier parte del mundo, gracias a las nuevas tecnologías, a contar con flexibilidad horaria y plantearse un cambio de compañía en cualquier momento con el objetivo que obtener tanto mejoras económicas, como sociales y personales.

Lo cierto es que los datos hablan por sí solos y rebaten esta reputación que las anteriores generaciones han podido crear alrededor de los millennials. Un estudio realizado por ManpowerGroup – Las carreras de los millennials: visión 2020 – refleja una realidad diferente: la generación Y, en India, trabaja una media de 52 horas semanales, en México una media de 48 horas a la semana y en países como Estados Unidos, España y Australia alrededor de 45, 43 y 41 horas semanales respectivamente. Además, el informe revela que los miembros de esta generación creen, con un alto grado de convicción, que van a trabajar más tiempo que sus antecesores. Sorprende especialmente el caso de Japón, donde el 37% cree que va a hacerlo hasta su último día de vida, mientras que en España solo el 3% comparte la opinión con sus compañeros generacionales.

Modos de entender el equilibrio entre vida personal y laboral

Si hablamos de la conciliación de vida-trabajo, el informe realizado por The Head Foundation – Understanding a misunderstood generation – refleja que no tiene el mismo significado para todos los millennials, siendo un factor clave la zona geográfica en la que viven. Mientras que la mayoría de los miembros de esta generación coinciden en que tener tiempo libre para sí mismo es el factor más importante, en América del Norte y en Europa Occidental señalan como segundo factor de más importancia la flexibilidad horaria. En África, Asia- Pacífico, Europa Central y Oriental lo es el respeto y el reconocimiento.

Pese a estos datos, más del 50% de los millennials de todo el mundo estarían dispuestos a aceptar el reto de ser líderes dentro de su empresa, aunque esto significase un mayor estrés y dedicar más tiempo al trabajo. Además, en los países del centro y este de Europa, más del 40% no estaría dispuesto a renunciar a un puesto bien pagado y con prestigio para obtener un mejor equilibrio entre vida y trabajo.

Para entender este nuevo entorno laboral, que se está implantando con cierto recelo en las empresas de casi todo el mundo y que confronta lo antiguo y lo moderno, resulta fundamental hablar de la ecuación millennials y tecnología. Los millennials son nativos digitales y están conectados prácticamente las 24 horas del día. Esta hiperconexión puede tener sus pros y sus contras a la hora de conciliar. Como aspectos positivos, favorece la conciliación tan demandada por la generación Y que ya hemos mencionado (posibilidad de trabajar desde cualquier lugar, flexibilidad horaria…), pero ¿esto no puede ser contraproducente en determinadas ocasiones?

Millennials y el uso de las nuevas tecnologías

Para dar respuesta a la anterior pregunta basta con analizar algunos de los datos de una encuesta realizada por Adobe en Estados Unidos: El 36% de los millennials utilizan el email del trabajo mientras están viendo la televisión o una película, el 35% lo hacen en la cama y el 28% cuando están en el baño. Estos datos reflejan la dificultad que tienen los millennials en desconectar del trabajo en momentos personales e íntimos, pese a su demanda de contar con mayor tiempo libre para uno mismo. Pero parece que esta hiperconexión se está extendiendo también a antiguas generaciones, ya que la encuesta recoge que el 63% de personas pertenecientes a la generación X mira su email de trabajo durante las vacaciones, seguido por el 62% de los millennials y el 55% de baby boomers.

Teniendo en cuenta este acercamiento de las generaciones precedentes a la tecnología, ¿estamos más cerca la universalización del modelo de trabajo millennial? Todo parece indicar que sí, ya que en un futuro muy cercano los millennials serán mayoría dentro del mundo laboral, pero solo el tiempo lo dirá. Lo que sí está claro es que la generación Y lleva años enfrentándose a una situación de incertidumbre generalizada, provocada por la situación económica mundial que les ha tocado vivir, pero esto no les ha impedido revolucionar la manera de trabajar. Pese a la opinión de anteriores generaciones ya mencionadas, los millennials se enfrentan al futuro con ganas de seguir creciendo profesionalmente, afrontar nuevos retos y con total disponibilidad para trabajar desde cualquier lugar y a cualquier hora. Eso sí, siempre y cuando su vida profesional y privada sean compatibles.