Los grandes cambios no suceden sin más. Normalmente vienen empujados por la necesidad de adaptarse a situaciones inesperadas. Sobre todo, cuando esa situación aparece de pronto, afecta al mundo entero en su conjunto e impacta sobre la salud de las personas, la economía global y la seguridad.

Sí, hablamos de la pandemia de la COVID-19. Y es que el coronavirus ha llegado para desordenarnos una vida que creíamos estable e inmutable. Ahora, la idea de oficina tradicional se ha quedado obsoleta y las personas han tenido que trabajar durante esta nueva normalidad desde donde sus empresas, su salud, su situación familiar u otros criterios personales les han permitido.

Ante esta sobrevenida realidad, repensar los espacio de trabajo y darles una nueva dimensi√≥n se vuelve hoy m√°s importante que nunca. En una √©poca en la que nos hemos visto obligados a distanciarnos, muchas empresas est√°n apostando por espacios laborales que promueven la sociabilizaci√≥n, la innovaci√≥n y la conciliaci√≥n. ¬†¬ŅC√≥mo es posible? Porque contamos con la tecnolog√≠a como principal aliado y porque las culturas corporativas comienzan a darse cuenta de que las esferas laborales y personales (con sus luces y sus sombras) cada vez tienen menos definidos sus m√°rgenes. En este nuevo escenario, el trabajo ya no es un lugar al que acudir, sino una actividad que desempe√Īar.

¬ŅQu√© voy a leer en este art√≠culo?

El espacio de trabajo como fruto de su tiempo

Inevitablemente, los espacios laborales evolucionan al ritmo de los cambios sociales o econ√≥micos de su √©poca, ya lo hemos visto. El trabajo en la era industrial estaba claramente separado de la vida personal de los operarios. Los espacios f√≠sicos en los que se desempe√Īaban las tareas, como las f√°bricas, estaban lejos de las casas o de los centros urbanos, algo que ten√≠a todo el sentido sobre todo si se trataba de actividades peligrosas, hediondas o ruidosas.

antigua fabrica textil mujeres trabando cosiendo ropa industria vieja

Pero poco a poco se fue invirtiendo el modelo. Los recursos y servicios que los trabajadores necesitaban para vivir se aproximaron a los lugares de trabajo: restaurantes, colegios, viviendas, farmacias… Un sistema que proponía el acercamiento de la vida personal a la vida laboral para facilitar, al menos a priori, la calidad de vida de los trabajadores.

 

“En este nuevo escenario, el espacio de trabajo ya no es un lugar al que acudir, sino una actividad que desempe√Īar”

 

Como decíamos al inicio de esta reflexión, la pandemia ha venido a dibujar un nuevo escenario por el que durante muchos meses el trabajo se ha colado directamente en las casas y nos ha forzado a organizar la esfera laboral y la privada de manera integrada.

Puedes sacar la pasta del tubo de dientes, pero no puedes volver a meterla: la experiencia de estos meses ha generado tal revolución en los espacios de trabajo que ya nunca volverán a ser los mismos. Durante este tiempo ha quedado patente que la eficiencia de las personas no va ligada a la presencialidad y que el teletrabajo, incluso, se ha convertido en una oportunidad para incorporar a los equipos a personas bajo el criterio solo de su cualificación sin importar la ubicación de su domicilio. Sin embargo, algunos estudios que celebran muchos aspectos del teletrabajo, también destapan inconvenientes como el exceso de videollamadas, quizá el mayor lastre para la productividad en remoto.

Con estas mimbres hay que proponer nuevas cestas: oficinas que favorezcan la sociabilización, la colaboración entre equipos, el bienestar de las personas, la sostenibilidad y, como consecuencia, el aumento de la productividad.

 

‚ÄúLos nuevos espacios de trabajo promueven la sociabilizaci√≥n, la innovaci√≥n, la sostenibilidad y, por tanto, la productividad‚ÄĚ

 

Nuevos espacios de trabajo construidos por y para las personas

El modelo de trabajo de las f√°bricas o de oficinas divididas en cub√≠culos individuales fueron historia. Los empleados han dejado de ser un n√ļmero para convertirse en lo que realmente son: personas. Cada una de ellas con unas cualidades, intereses, necesidades y situaciones personales diferentes.

En este sentido, los nuevos espacios de trabajo deben ser lugares abiertos, donde los trabajadores dispongan no solo de un horario flexible de entrada y de salida, sino también de la opción de trabajar en cualquier parte del edificio sin la obligación de estar en el mismo escritorio día tras día.

Se busca que las personas interact√ļen entre ellas, que surjan sinergias entre los distintos departamentos y que los profesionales puedan realizar su jornada laboral desde el lugar en el que sean m√°s productivos y tambi√©n m√°s felices.

dibujo nuevos espacios de trabajo escritorio ordenador open space

Por eso, ya son bastantes las grandes empresas que ponen a disposición de su fuerza laboral oficinas con espacios al aire libre y mesas de trabajo compartido.

Además, también es clave la inclusión y la conexión de una plantilla diversa, donde cada uno pueda aportar lo mejor de sí mismo. Por no mencionar que la conciliación entre la vida personal y profesional está influyendo de forma determinante en la concepción de estos lugares. En definitiva, está surgiendo un nuevo modelo de oficina en el que las personas están en el centro.

 

La tecnología como el aliado imprescindible

Una de las consecuencias m√°s inmediatas de la crisis del coronavirus y el auge del trabajo en remoto fue la digitalizaci√≥n de los procesos. Si algo a√ļn no estaba online o en la nube, pronto lo estuvo. Las plataformas de videollamada y las ‚Äėcalls‚ÄĚ empezaron a formar parte de sectores donde antes ni siquiera hab√≠an tenido un m√≠nimo lugar. Y docenas de plataformas de gesti√≥n y administraci√≥n digital se popularizaron r√°pidamente para hacer m√°s f√°cil el trabajo y la comunicaci√≥n de los millones de personas que, de la noche a la ma√Īana, hab√≠an dejado de reunirse en la oficina o el lugar de trabajo.

La tecnolog√≠a ha demostrado ser un aliado imprescindible a la hora de dise√Īar estos nuevos espacios de trabajo. Y no va a quedarse aqu√≠. Una de las √ļltimas novedades es la posibilidad de tener reuniones a distancia, pero simulando estar en una misma habitaci√≥n gracias a la realidad aumentada.

 

‚ÄúLa tecnolog√≠a ha demostrado ser un aliado imprescindible a la hora de dise√Īar estos nuevos espacios de trabajo‚ÄĚ

 

Adem√°s, gracias a las innovaciones digitales podemos trabajar en espacios m√°s flexibles y abiertos, puesto que, al tener todos nuestros archivos y documentos en la nube, no es necesario que estemos atados a un mismo sitio est√°tico de trabajo.

 

Los nuevos espacios de trabajo ser√°n sostenibles o no ser√°n

En el nuevo modelo de oficina, la sostenibilidad adquiere el protagonismo que viene demandado desde hace a√Īos, y tener un impacto positivo en el planeta pasa a ser indispensable en estos espacios.

El consumo responsable de recursos es fundamental. No solo hablamos de agua y energía, sino también de un bien que, durante décadas, ha sido el protagonista de todos los procesos que involucran a una empresa: el papel. Las oficinas paperless aparecen con una clara intención: reducir el consumo de este material para ahorrar espacio y residuos al planeta. En este artículo te contamos más sobre este sistema.

 

Cuando trabajar en remoto no era para todos

La naturaleza de algunas actividades tal vez no permita a priori grandes cambios en los lugares desde los que se realiza, como la industria, la construcci√≥n, el transporte, el comercio minorista o la atenci√≥n m√©dica. Eso es cierto. Pero analizar las diferentes tareas que se desempe√Īan en esos sectores y desglosarlas ofrece un escenario m√°s optimista respecto a este cambio estructural en los sitios de trabajo. Si bien un ingeniero de obra tiene que estar all√≠ donde se construye, muchas tareas de planificaci√≥n, log√≠stica o dise√Īo no dependen del lugar f√≠sico donde se realice.¬† Gran parte del trabajo que a menudo se piensa que depende inmutablemente de la ubicaci√≥n resulta no serlo. Tecnolog√≠as como la realidad mixta para controlar una planta desaladora o la realidad virtual para aprender operaciones de riesgo sin necesidad de practicarlas in situ no son m√°s que un ejemplo. Por lo que cada vez m√°s sectores tendr√°n que reflexionar sobre este cambio de paradigma.

Todos estos cambios apenas est√°n comenzando. A√ļn queda un largo camino por recorrer para lograr una transformaci√≥n profunda que d√© respuesta a este nuevo mundo y forma de vivir. Impulsar una oferta m√°s diversa, espacios inclusivos, accesibles, sostenibles, con la tecnolog√≠a necesaria integrada y con la incorporaci√≥n de servicios asociados, ser√°n condiciones indispensables de estos espacios. Lugares desde los que trabajar, pero tambi√©n desde los que impulsar el desarrollo sostenible que el planeta y las personas necesitan.

Fuentes:

https://workandplace.com/articles/why-the-workplace-industry-needs-to-think-outside-its-ever-shrinking-boxes/