El famoso político y orador Séneca dijo “el trabajo y la lucha siempre llaman a los mejores”. Dos milenios más tarde, esta cita se puede seguir aplicando al mercado laboral. Pero ¿qué es ser el mejor? El más estudioso no tiene por qué ser el más adecuado para un determinado puesto. Tampoco el más inteligente emocionalmente, el más simpático… ¿qué determina la aptitud para ocupar un perfil profesional u otro?

 

Eneagrama y carreras profesionales

Russ Hudson y Don Riso no son dos nombres famosos en el imaginario del idioma español, pero sí lo es, y cada vez más, su herramienta muy fomentada para el autoanálisis de la personalidad. Una técnica con más de 2.500 años de existencia, que ellos se encargaron de aterrizar en el campo de la psicología moderna.  También se utiliza como test adicional a entrevistas de trabajoprocesos de selección de candidatos, aunque tiene verdadera utilidad en un entorno de trabajo ya establecido, para conocerte a ti mismo entre un grupo de profesionales. En este artículo vamos a ver la utilidad de los eneagramas de la personalidad en un entorno profesional.

 

Cualquier perfil profesional y eneatipo de la personalidad es necesario

Si algo hay que tener claro es que todos los trabajos necesitan perfiles diferentes. Algunos requieren de una mayor capacidad física, otros de temple ante momentos de tensión y otros de una astucia y relaciones interpersonales muy desarrollados. Seguramente ya conoces las tareas que te requieren más esfuerzo o motivación. No son los quehaceres, es tu personalidad y tu perfil profesional los que hablan.

Realizar el test del eneagrama de la personalidad es útil para ti como profesional, pero también como parte de un equipo de trabajo. Mejorarás tu autoconocimiento y tu forma de relacionarte. Además, permite al responsable de un equipo asignarte las tareas que por naturaleza probablemente desempeñarás mejor. También puede servir a la hora de seleccionar ciertos candidatos para una vacante, dependiendo del perfil profesional que crean necesitar.

 

Eneagrama de tu perfil profesional

Hudson y Riso desarrollaron los nueve eneatipos que determinan tu perfil profesional. Vamos a unificarlos en tres grupos y definir algunas de las características profesionales que marcan cada uno de ellos. Recalcamos “algunas” porque los eneatipos son muy complejos y, en gran medida, su comportamiento se define a partir de la relación entre ellos. Hay que subrayar que ningún número es mejor que otro y, aunque encajemos mejor en un eneatipo, todos tenemos alguna habilidad profesional de los ocho restantes.

La clave es aprovechar esta complejidad en el entorno profesional. Si definimos los eneatipos basándonos en lo bien o mal que encajan con los otros, sabremos cómo va a funcionar un equipo de trabajo, qué puntos críticos hay que vigilar y quiénes encajarán mejor en las tareas conjuntas.

¿Cuálestueneatipodelapersonalidadsegúntuformadetrabajar?Descúbreloaquí.

 

 

 

  • Eneatipo 1: El reformador
  • Eneatipo 2: El facilitador
  • Eneatipo 3: El triunfador
  • Eneatipo 4: El individualista
  • Eneatipo 5: El investigador
  • Eneatipo 6: El leal
  • Eneatipo 7: El entusiasta
  • Eneatipo 8: El desafiador
  • Eneatipo 9: El pacificador
  • Profesiones para eneatipos de la supervivencia: 1, 8, 9

    Son supervivientes porque son personas que reaccionan mejor ante los instintos más primarios: el bien y el mal, el poder y la conservación.

    Profesiones para eneatipo 1

    Las personas con sólidos principios y una ética marcada corresponden al eneatipo uno. Su gran sentido de la justicia se combina con su capacidad para enseñar a otros. En el entorno laboral, son perfiles profesionales con bastante tendencia a emprender carreras legales o ejercer puestos de cumplimiento de normas. También son excelentes coachs y asesores.

    • No se conforma fácilmente, siempre intenta mejorar las cosas
    • En ocasiones puede ser demasiado crítico e impaciente

    Profesiones para eneatipo 8

    En el eneatipo ocho se encuentran las personas que encajan perfectamente con el papel de líder. Su rol de protector, pero también su inconformismo le convierten en cabezas de sus decisiones. Seguros de sí mismos y fuertes, corresponden con la idea del jefe perfecto de un equipo.

    • Capacidad y poder para tomar el mando
    • Puede resultar intimidante en algunas ocasiones

    Profesiones para eneatipo 9

    Y aquellos que se acomodan ante las situaciones más diversas, que ofrecen su apoyo para mantener la paz y la calma, son propios del eneatipo nueve. Su papel de conciliador los ha llevado a trabajar en la parte más integradora de diferentes carreras profesionales (educadores sociales, terapeutas).

    • Capacidad para solucionar conflictos entre equipos
    • No suele posicionarse en un enfrentamiento

    Eneatipos de la emoción: 2, 3, 4

    Son perfiles profesionales emotivos porque responden antes con sus sentimientos y en un segundo plano, con su razón.

    Profesiones para eneatipo 2

    El eneatipo dos puede parecerse al nueve dado que ambos profesan su ayuda hacia los demás, pero un dos lo hace porque le gusta sentirse necesitado. Son generosos y se preocupan por el funcionamiento de las tareas de terceros. El papel de ayudante, coordinador y apoyo en un entorno laboral es perfecto para ellos.

    • Disponibilidad para echar una mano en todo momento
    • Suele requerir reconocimiento externo

    Profesiones para eneatipo 3

    Aquellos perfiles profesionales que se orienten al éxito profesional, con gran capacidad de adaptación, pertenecen al eneatipo tres. Seguros de sí mismos y ambiciosos, motivados por su crecimiento personal. Dado que se preocupan por su imagen, son excelentes comerciales. También encajan en una compañía donde el crecimiento interno se fomente.

    • Muy trabajador y con gran capacidad para detectar qué hay que hacer en cada situación
    • Puede llegar a ser muy competitivo

    Profesiones para eneatipo 4

    En el eneatipo cuatro se encuentran las personas más introspectivas y personales. Este perfil profesional corresponde con los creativos, es decir, todos los profesionales con cierta alma de artistas. Diseñadores gráficos, encargados del contenido escrito, community managers… Trabajos que requieren pensar fuera de la caja.

    • La mejor persona para inspirarse y obtener nuevas ideas
    • A veces es egocéntrico y tiende a compararse con el resto

    Eneatipos de la mente: 5, 6, 7

    A diferencia de los anteriores, estos perfiles profesionales priorizan sus pensamientos y el uso de la razón.

    Profesiones para eneatipo 5

    Los profesionales más curiosos y perspicaces forman parte del eneatipo cinco. Tienen una gran capacidad de concentración, enfocándose así en desarrollar ideas y habilidades. Suelen ser independientes e innovadores, por lo que el papel de observador encaja perfectamente con ellos. También se desenvolverán bien en labores de investigación y diseño de estrategias.

    • Encuentra toda la información que necesita y suele estar muy centrado en lo que tiene que hacer
    • Le cuesta conectar con niveles más emocionales y todo lo que tenga que ver con sentimientos

    Profesiones para eneatipo 6

    Y si buscas una persona comprometida con una causa, con grandes dotes para la seguridad, lo mejor es contar cerca con una persona del eneatipo seis. Suelen ser buenos trabajadores y responsables. Los roles de equipo que mejor desempeñan son de apagafuegos, pues el estrés y la presión no son problema para ellos. Suelen tener papeles importantes en momentos de crisis.

    • Gran capacidad de reacción ante los baches
    • Muchas veces no sabe controlar sus nervios

    Profesiones para eneatipo 7

    En el eneatipo siete, el último que corresponde a esta lista, están los entusiastas. Son multitarea y estimulan a los demás para que realicen su trabajo correctamente. Su búsqueda de experiencias nuevas les convierte en un reto para la retención de talento de las empresas. Su papel en un grupo es el de generar nuevas ideas, aunque también les gusta enfrentarse a retos complejos.

    • El primero que se lanza ante los retos
    • A veces se aburre de las tareas monótonas